Es un espacio donde los niños, acompañados por un grupo de animadores y de sus familias, fortalecen sus primeros pasos en el camino de la fe; allí aprenden a orar, a compartir  entre ellos como amigos de Jesús, a descubrir y fortalecer sus dones para el servicio de los demás.

El oratorio está inspirado en el Padre Adolfo Barberis, fundador de las Hermanas del Famulato Cristiano, por este motivo llevan su nombre - "Adolfitos". En estos encuentros los niños aprenden las enseñanzas cristianas y humanas de la espiritualidad propia del Padre Adolfo.