Esta preparación está dirigida a parejas que ya conviven y desean casarse. Allí tendrán la oportunidad de afirmar sus convicciones en la fe y basarse en ellas, para invitar a Cristo a su hogar, para que su vida familiar sea coherente con la fe que siguen.

La preparación la coordinan las Hermanas del Famulato Cristiano, con la colaboración de un equipo interdisciplinario.