Los métodos de reconocimiento de la fertilidad no se aprenden con la lectura de un simple manual, o con las instrucciones que aparecen en algunos libros; menos aún, asistiendo a una excelente conferencia, o con las explicaciones de una amiga "experta". Ese es el modo más seguro de lograr un embarazo no planeado y de decir con tono, un tanto infeliz: "el método no funciona".

La persona a cargo de la orientación, profesional competente, ayudará a la pareja a reconocer e interpretar los propios signos y síntomas de fertilidad, y a registrarlos correctamente.

Luego, será la pareja quien decida el uso que le dará a esta información: buscar o posponer un embarazo, temporal o definitivamente.